News

EEUU relaja sanciones a Cuba, enfureciendo a muchos exiliados

OPINIÓN Y COMENTARIO

Los editoriales y otros contenidos de Opinión ofrecen perspectivas sobre temas importantes para nuestra comunidad y son independientes del trabajo de nuestros reporteros de redacción.

Con una sola acción, el presidente Joe Biden acaba de dar al viejo y tambaleante régimen cubano nuevo oxígeno para seguir existiendo y oprimir a quienes se le oponen en l. a. isla.

Ha dejado sin aliento al movimiento Patria y Vida, que organizó enormes protestas contra el régimen en todo el país el pasado mes de julio.

Y, al parecer, nada de esto conducirá necesariamente a una Cuba libre y democrática.

Buen trabajo, señor presidente.

El lunes, sin el consejo de l. a. comunidad de exiliados cubanos del sur de l. a. Florida ni de su delegación en el Congreso, l. a. administración de Biden anunció que estaba regalando a Cuba un retorno a las concesiones de l. a. generation de Barack Obama, a las que puso fin el expresidente Donald Trump.

El régimen represivo cubano puede festejar como en 2015 cuando el expresidente Obama anunció que restablecía los lazos diplomáticos con Cuba por primera vez en décadas. Fue una medida histórica que apoyamos, con un cauto optimismo. Sin embargo, esa Cuba libre y democrática que todos esperábamos nunca llegó a cuajar.

Ahora, con el regreso a esos días, Cuba recupera l. a. ampliación de los viajes a l. a. isla, las remesas que las familias en Estados Unidos pueden enviar a sus parientes desamparados, y más reunificación acquainted. Y Biden ofrece una ventaja añadida: está labrando el camino para que las empresas estadounidenses inviertan en Cuba, una solución al embargo de Estados Unidos sobre l. a. isla.

¿Se molestó el presidente en venir al sur de l. a. Florida para el gran anuncio? No.

Los exiliados cubanos divergen

Biden tiene que saber que no todos los cubanoamericanos piensan lo mismo sobre las relaciones con Cuba. Para los que no están familiarizados con las complejidades de l. a. política del exilio, he aquí una introducción:

Los exiliados más antiguos, principalmente los que abandonaron Cuba a principios de l. a. década de 1960 debido a l. a. toma del poder comunista por parte de Fidel Castro conocidos comúnmente como los “exiliados históricos”— han creído durante mucho tiempo que Estados Unidos no debería tratar con el régimen de Cuba ni ofrecerle ningún tipo de ayuda o asistencia. Su ferviente esperanza es durar más que el régimen usando el embargo, obligarlo a abandonar el poder y liberar a los 11 millones de cubanos de l. a. isla que viven en un mundo de privaciones en todos los aspectos de sus vidas.

Por otro lado, están los refugiados cubanos que llegaron a partir de 1980, y que quieren visitar y apoyar a sus familiares en l. a. isla. A menudo viajan de un lado a otro, algo que un “exiliado histórico” promete no hacer hasta que el régimen desaparezca.

Las acciones de Biden serán bien recibidas por esos últimos exiliados cubanos.

Pero esto no esconde el hecho que Cuba sigue siendo un enigma para Estados Unidos.

No podemos discutir los elementos humanitarios de este cambio de política para ayudar a los cubanos que han luchado con tiempos económicos duros después de l. a. pandemia y el desplome del turismo estadounidense luego de que Trump endureciera l. a. prohibición de viajar.

Pero, ¿por qué Biden emprendería estas acciones en esta coyuntura? ¿Pudiera influir l. a. guerra entre Rusia y Ucrania? ¿Piensa Biden que ser amigable con Cuba significará que l. a. isla pondrá fin a su romance ideológico de décadas con Rusia? Eso sería ingenuo.

Obama siguió el mismo camino de rosas y, al ultimate, se encontró con un gobierno cubano tan rigid como siempre. Muchos exiliados cubanos históricos rechazaron l. a. rama de olivo que Obama extendió a Raúl Castro. Advirtieron que sería un camino de una sola dirección. Y tuvieron razón.

La reacción de los legisladores

El senador estadounidense de l. a. Florida Marco Rubio y otros congresistas republicanos locales se unieron en una declaración en l. a. que criticaron al gobierno de Biden por ignorar l. a. manifestación antigubernamental de 2021 en l. a. isla.

“Hoy, mientras cientos de activistas permanecen ilegalmente encarcelados, la Casa Blanca está resucitando la fallida política del presidente Obama de concesiones unilaterales a la dictadura criminal de Castro/Díaz-Canel”, dijeron los legisladores.

“El reiterado apaciguamiento de la administración de Biden a la dictadura cubana es una traición al compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos y la libertad y con el sufrimiento del pueblo cubano que lucha por una auténtica transición democrática”, añadieron los legisladores.

Desgraciadamente, tampoco podemos discutirlo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald




Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.